Llevar a tu bebé en un sillita de biciIr con tu bebé en bicicleta es una experiencia maravillosa, es una forma de compartir tiempo de forma saludable y divertida. Si se siguen ciertas pautas con las sillas de bebés para bicicletas, pasear con tu bebé será muy seguro para los dos. Lo primero a tener en cuenta es que tu hij@ debe tener más de 8 meses o al menos debe poder mantenerse erguido. No debería pesar más de 22 kilos para no desestabilizar la bici. Al mismo tiempo, te será más sencillo y llevadero, pues no tendrás que realizar tanto esfuerzo a la hora de pedalear.

Algunas otras recomendaciones para utilizar las sillas de bebés para bicicletas

  • Elegir la sillita adecuada: Es necesario que la silla se adapte a tu bicicleta, ya que no todas sirven para cualquier modelo.
  • ¿Sillita delantera, trasera o central? Las más comunes son las traseras, pero también existen delanteras y centrales. Cada una de las opciones tiene sus ventajas.
    – Las delanteras permiten al bebé que vea mejor lo que os vais encontrando a vuestro alrededor. También puedes vigilarlo mejor.
    – Las centrales son interesantes sobre todo para niños más mayores, ya que se equilibra mejor el peso.
  • Colocar arnés y reposapiés con protección lateral: Gracias a ello, el bebé estará totalmente atado, puesto que una correa sujetará sus pies para que no se enganche con partes de la bicicleta.
  • El bebé debería llevar casco, siendo ligero, pero resistente y compacto. También necesitará tener aberturas para la ventilación.

¿Aún no te atreves a llevar a tu bebé en la bicicleta?

Siguiendo los consejos anteriores, no deberíais tener ningún percance. No obstante si te da miedo que caiga por la inexperiencia, no te preocupes, puedes probar a poner en la sillita un peso similar al de tu bebé. ¡Así podrás practicar antes de disfrutar del paseo juntos!

Hacer las cosas que te gustan con tu bebé es posible, sólo hay que echarle un poco de imaginación y positivismo 🙂