Blog curiosidades bebés
Cuando un bebé nace y vamos a conocerlo, enseguida comienzan las búsquedas de similitudes físicas con los padres o con familiares cercanos. Una de las partes del bebé que más curiosidad despiertan es su color de ojos. Es ese gris azulado indeterminado el que hace que sus familiares no paren de preguntarse cuál será el color definitivo de su mirada. Lo cierto es que hay niños y niñas que nacen ya con los ojos marrones, los cuales conservarán este color o se volverán incluso más oscuros, pero si el bebé nace con los ojos grises o azules oscuros o claros, deberemos esperar hasta los seis meses o incluso el año para reconocer cuál será su color definitivo.

¿Qué motivos hay para que el color de los ojos del bebé cambie?

Realmente, no es un cambio de color como tal. Es un proceso que ocurre en el iris, donde la sustancia llamada melanina es la responsable de mostrar su color. Sí, existe melanina en los ojos también, al igual que en la piel o el pelo. En el momento del nacimiento, no existe un pigmento muy definido, pues las células que producen la melanina no son maduras todavía. Al nacer, los melanocitos responden por primera vez a la luz y deben adaptarse a ella, ya que el bebé ha pasado toda su vida en la oscuridad, dentro del vientre materno.

No es posible determinar el color de ojos que el bebé mostrará en el futuro de antemano, pues no depende de la tonalidad que presenten al nacer, sino de la herencia genética transmitida por los padres. También es cierto que no hay una regla exacta para determinar el color de los ojos del bebé según el de los padres. Hay casos en los que tanto el padre como la madre tienen los ojos marrones y su bebé nace con los ojos azules. La genética es caprichosa y no sólo depende de los padres, sino de genes de generaciones anteriores.

Normalmente, los ojos oscuros dominan sobre los claros, aunque si en la familia existe una tendencia generalizada de ojos claros, es probable que el bebé también los muestre así.

¿Cuándo se define finalmente el color de ojos del bebé?

No existe ninguna ley sobre cuándo el bebé adoptará el color definitivo de sus ojos. Al igual que como en otras cuestiones, cada niño presenta un ritmo distinto, como podemos observar en el crecimiento de su pelo o de su estatura. En algunos bebés, incluso después de un año no manifiestan su color de ojos definitivo. Es por ello que no es cierto el mito de que el color de ojos del lactante cambia en cuanto dejan de tomar la leche del pecho de su madre. No tiene ninguna relación directa con el tipo de alimentación del bebé.

Como veis, determinar el color de ojos de los bebés es una mezcla de azar y genética, así que no hay nunca podremos estar 100% seguros hasta unos meses después del nacimiento del bebé. Realmente curioso y bonito, ¿verdad?

Conoce más artículos interesantes como este sobre tu bebé en nuestro blog de la Escuela Infantil Micos.