Recomendaciones para el nacimiento de un nuevo bebéHa llegado un nuevo momento precioso en vuestras vidas: Vuestro segundo hijo ha nacido. La familia crece y, a pesar de toda la alegría que ello provoca, cierto es que os espera algún que otro “conflicto” que resolver con esa otra personita tan especial, vuestro primer hijo. Desde la escuela infantil Micos, os acercamos algunas cuestiones que deberéis tener en cuenta antes y después del nacimiento.

Cómo preparar al hijo mayor para la llegada de su hermanito

Por muy pequeño que pueda llegar a ser tu primer hijo, debéis prepararlo para que acoja a su hermano con el máximo cariño y pasando los menos celos posibles. Hasta ahora, él era el protagonista de vuestra casa y ahora ha llegado el momento de repartir la atención.

Recomendaciones para antes del nacimiento

  • Es positivo que el niño participe en momentos importantes del embarazo, como cuando el bebé dé pataditas en la barriga de mamá o vayáis a comprarle ropa. Si también escucha conversaciones acerca de, por ejemplo, ecografías u otras pruebas médicas, sabrá que su hermano se encuentra dentro de mamá y que está creciendo. Cuando se haga grande, nacerá y todos lo conoceréis.
  • Durante el embarazo, hay que explicarle al hijo mayor de que su hermanito será su compañero de juegos y su amigo. Habrá que aclararle que al principio no podrá jugar con él tal y como le gustaría, pues su hermano es todavía muy pequeño. De hecho, hay niños que pueden llegar a sentir decepción al ver que no pueden jugar todavía con un bebé recién nacido.
  • No hagáis que el nuevo bebé sea el centro de atención de todas las conversaciones, debéis reservar un tiempo para jugar o hablar con vuestro primogénito.
  • Contarle que durante el parto no podrá estar con vosotros será positivo, puesto que asimilará con antelación que en esos momentos otras personas cuidarán de él.
  • Si aún no llevas a tu hijo mayor a la guardería, será recomendable que comience a ir antes de que nazca el pequeño, para que no se sienta desplazado.

La clave de todo es hacer comprender al niño que es una situación natural y que él seguirá siendo muy importante para vosotros.

Recomendaciones para después del nacimiento

  • En caso de que el hospital lo permita, es muy recomendable que el hijo mayor visite a su hermano después de nacer. Animarle a darle muestras de cariño (siempre con supervisión vuestra) hará que desarrolle antes su vínculo emocional.
  • Conservar las rutinas diarias favorecerá a que el hermano mayor normalice la situación lo antes posible. Eso sí, todos los días hay que dedicarle un tiempo para estar con él, para hacer que se siga sintiendo especial.
  • Hay que implicar lo antes posible al hermano mayor en los cuidados del bebé, evidentemente, derivándole tareas acordes a su edad. En caso de que no quiera tomar parte en alguna ocasión, no hay que obligarlo.
  • Si el mayor aún duerme con vosotros, deberéis retrasar el traslado a su propia habitación, puesto que asimilará que la llegada de su hermano le ha “usurpado” su lugar.
  • Es muy probable que a pesar de todas las medidas que adoptéis, el niño mayor sienta celos de su hermanito, incluso volverá a comportarse como cuando era más pequeño para captar vuestra atención. Si os lo tomáis con naturalidad, en poco tiempo se dará cuenta de que las “cosas de bebé” ya no le satisfacen y volverá a querer sus privilegios de mayor. Por eso, involucrarlo de alguna forma en los cuidados del bebé le harán sentirse útil y “mayor”.

Aunque haya momentos complicados, seguid haciéndole especial, sin llegar a forzar un exceso de cariño.

Todo es cuestión de tiempo y de paciencia. Si necesitáis más consejos para papás, os animamos a seguir visitando nuestro blog, tenemos artículos que seguro que te resultarán muy interesantes 😉