Vínculo afectivo en la infanciaEs imprescindible el contacto físico para el desarrollo afectivo del niñ@, ya que le ayudará a  crear experiencias de vinculación, apego. Por lo que es necesario darle abrazos, besarlo, mecerlo, cantarle o tenerle en brazos. En realidad, no cuesta nada, te sale solo, ¿verdad?

Pues bien, existe una base científica que considera que estas muestras de cariño causan respuestas neuroquímicas específicas en el cerebro, las cuales conllevan a organizar de forma normal los sistemas cerebrales responsables del apego.

Los 3 primeros años vida, fundamentales para el desarrollo cerebral y emocional

A lo largo de estos primeros años, el cerebro del niño desarrolla el 90% de su tamaño adulto. Va incorporando la mayoría de estructuras y sistemas que gestionarán a lo largo de toda su vida el funcionamiento emocional, fisiológico, conductual y social.

Madres y padres, el eje fundamental del desarrollo afectivo

Un apego positivo hacia las mamás y papás, a través de experiencias de afectividad repetidas a lo largo de la infancia, creará una base sólida para la construcción de relaciones saludables con otras personas en el futuro, el pegamento emocional mediante el cariño o amor.

Los beneficios de dar abrazos

  • Aportan seguridad y confianza en sí mismos: Gracias a una sensación de protección y seguridad.
  • Creación de autoestima: El afecto y apoyo fomentarán una mayor seguridad en el niño.
  • Mayor felicidad: Los abrazos generan unas endorfinas que aumentan la sensación de plenitud y alegría, disminuyendo los sentimientos de tristeza o ansiedad.
  • Fortalecimiento del vínculo: A través de estas muestras de cariño se establece un mayor apego entre padres e hijos.
  • Tranquilidad y calma: Este contacto físico con los hijos desarrolla una sensación de quietud.
  • Mejora del estado anímico: Cuando un niño se siente triste, un gran abrazo le transmitirá comprensión y apoyo.
  • Reducción del estrés: El contacto físico disminuye la producción del cortisol, una hormona que origina el estrés.

Como ves, es muy necesario dar muestras de cariño a lo largo de la infancia. Ahora que se confirma lo que ya sabías, ¡a abrazar y dar cariño sea dicho! 🙂