Desarrollo niños con juguetesLas Navidades son una época especialmente mágica sobre todo para los más peques de la casa, los cuales esperan con ansia regalos en Papá Noel o Reyes. Finalmente, reciben más juguetes de los que pueden disfrutar, en este sentido, los adultos debemos tener en cuenta que es mejor la calidad que la cantidad, por ello, debemos elegir juguetes adecuados a la edad del niñ@, entre otras cuestiones que vamos a comentar en este post.

Las etapas de desarrollo de niños

Existen varias etapas de desarrollo que se corresponden a diferentes tramos de edad: De 0 a años, de 2 a 6 años, de 6 a 12 y a partir de 12 años.

Juguetes para niños de 0 a 2 años

Durante el primer año de vida del niño, su juguete favorito es su propio cuerpo, pues tiene la necesidad de aprender a coordinar sus movimientos y a desarrollar su inteligencia. Por ello, se recomiendan a estas tiernas edades juguetes que contribuyen al desarrollo psicomotriz, ayudándoles a comprender el espacio a través de sus sentidos.

Los juguetes deben contar con diferentes texturas, colores, sonidos y luz. A su vez, han de estar fabricados con un material que puedan morder, aplastar, chupar… Por ello, se recomiendan los sonajeros, los juguetes móviles para cuna, mantas con texturas, libros de plástico o de tela, muñecos de trapo…

A partir del año, cuando el niño comienza a caminar, es necesario darle juguetes de arrastre, como correpasillos y balancines. También es el momento de los objetos apilables, como cubiletes o bloques, los tentetiesos…

Juguetes para niños de 2 a 6 años

Cuando los niños están cerca de cumplir los dos años, tratan de imitar a su entorno, puesto que comienzan a disponer de capacidad de representación simbólica. Es importante incorporar juguetes con los que puedan desarrollar situaciones imaginarias, en las que puedan representar un papel.

Tanto para niños como para niñas de 2 años, se recomiendan juguetes que puedan empujar, cargar y vaciar, como es el caso de trenes, coches o camiones. También es interesante que trabajen las arquitecturas de equilibrio de madera o de plástico, así como cubos, palas, rastrillos o moldes para jugar en la arena. Es el momento también de las pinturas de dedos, la arcilla, los cochecitos de muñeca o los caballos de escoba.

Cuando llegan a los 3 años, comienzan a relacionarse con los niños de edades similares y se despierta su interés por jugar con ellos. En ocasiones, aparece el amigo imaginario. A esta edad se recomiendan juguetes que afiancen su movilidad, como patines y triciclos, así como columpios. Los puzzles o rompecabezas son adecuados para que puedan realizar construcciones con piezas de diferentes formas y tamaños.

A partir de los 3 años, les apasiona escuchar una y otra vez cuentos que acaban aprendiendo de memoria, los cuales les permiten reflexionar sobre conflictos. Por supuesto, la lectura de padres a hijos facilita la adaptación a la escuela a través del desarrollo del lenguaje. Sí que debemos tener en cuenta qué tipo de cuentos estamos leyendo a los niños, puesto que les van a ayudar a interiorizar valores como la igualdad de sexos o la solidaridad.

A partir de los 4 años ya están totalmente identificados con el género al que pertenecen, por lo que son conscientes de si son niño o niña. Por ello, es importante tener en cuenta que el hecho de ofrecerles determinados juguetes en función de su sexo pueden llevarles a no desarrollar ciertas facetas: Por ejemplo, jugar a casitas o a médicos desarrolla la empatía y la capacidad para dominar las tareas domésticas, mientras que los juegos de construcciones y vehículos favorecen las capacidades espaciales y el liderazgo.

Esperamos que esta guía os haya servido a para elegir el juguete perfecto para vuestros pequeños en estas Navidades 😉