Para nosotras es muy importante que los niños sientan Micos como su segunda casa. Amor, felicidad, cuidados, educación… son solo unos de los pocos condimentos de nuestra poción mágica, que solo funciona si los juntamos todos.

Todas las mañanas cuando abrimos la escuela, ya empieza a sonar, a sonar historias, risas, regañinas, música… que solamente si te paras a escuchar y a escucharles podrás percibir el encanto de cada uno de nuestros peques.

Por eso os invito a que vengáis a descubrir la magia que se esconde en Micos. ¡Te estamos esperando!