Consejos para evitar que los bebés llorenLos bebés no saben hablar, por eso necesitan llorar para expresarse, es algo totalmente inevitable. Al principio es complicado comprender al niñ@, pero poco a poco os iréis conociendo y sabrás cómo atender sus llantos. No existe una regla mágica para saber qué les ocurre o evitar sus lágrimas, pero sí que a través de la experiencia te será más fácil identificar su comportamiento.

Desde la escuela infantil Micos te ofrecemos algunas causas del llanto y consejos para evitarlos en la medida de lo posible:

Consejos para aliviar el llanto de los bebés

  • Apetito: Es posible anticiparse un poco a las lágrimas si detectas que vuelve su cabeza hacia tu mano al tocarle la mejilla, se lleva las manos a la boca o hace chasquidos con los labios. Estas son señales de que tu pequeño empieza a tener hambre.
  • Su pañal está sucio: Es algo fácil de detectar por el olor. Hay niños que tienen más tolerancia a notar el pañal sucio.
  • Necesidad de dormir: Aunque parezca que los bebés pueden quedarse dormidos a cualquier hora y en cualquier lugar, no es cierto del todo. En ocasiones se sienten realmente cansados, pero no pueden quedarse dormidos. Para evitar que se pongan muy alterados, lo mejor es acomodarlos para dormir en cuanto detectes el primer bostezo.
  • Quiere abrazos: A los bebés les encanta estar cerca de sus papás y mamás, mirarles a la cara, escuchar su voz. Durante los primeros meses de vida, tenerlo en brazos no es malcriarlo, pero si quieres descansar un poco, llevarlos en una mochila delantera les ofrecerá esa sensación de contacto y tus brazos podrán descansar.
  • Problemas estomacales: Los gases y los cólicos son muy frecuentes en los primeros años de vida del bebé. Los llantos inconsolables repetidos suelen ser un claro indicio de cólico, fíjate si suelen tener lugar justo después de comer. Consulta con su pediatra en ese caso. Si no se trata de cólicos, los gases acumulados son también muy molestos para ellos. Acostarlo sobre su espalda, sujetarle los pies y mover sus piernas circularmente como si pedaleara sobre una bici suele funcionar muy bien. Otros problemas gastrointestinales comunes son las gripes estomacales, estreñimiento, reflujos…
  • Necesidad de eructar: Es muy probable que tu bebé necesite eructar después de comer porque tiene gases que expulsar. Cuando succionan el biberón o toman el pecho tragan aire y si no consiguen sacarlo por sí mismos, se sienten incómodos. Ayudarles a eructar los aliviará. No obstante, algunos niños no tienen tanta necesidad de expulsar los gases.
  • Sensación de frío o de calor: Como a los adultos también les resultan molestas las sensaciones de temperaturas extremas. Un truco para los bebés muy pequeños es que por norma general se sentirán a gusto con una capa más de abrigo que tú, ya que los recién nacidos necesitan más calor que un adulto.
  • Dentición: Cuando los dientes empujan a través de las encías, los bebés sienten mucho dolor, por lo que se muestran muy irritables. El primer diente suele aparecer entre los 4 y los 7 meses, pudiendo suceder antes. Cuando sospeches que se encuentra en esta fase, pásale un dedo por las encías y si notas un bultito, es que le está empezando a salir un diente.

Estas son algunas de las causas más comunes por las que los bebés lloran, pero también es posible que lo hagan porque necesitan más o menos estímulos o simplemente porque les moleste la etiqueta de una prenda. Como todo, se aprende poco a poco, a través de la experiencia. Así que no desesperes, tu bebé se expresa a través del llanto, pero en la mayoría de ocasiones la solución es muy sencilla. ¡Ánimo!